Buenos Aires

El Señor llamó a su presencia a la hna. María I. Menéndez de Sami

MARIA I. MENENDEZ DE SAMI
8 de diciembre 1926 – 25 de diciembre 2016
En horas de la tarde del domingo 25 de diciembre, el Señor llamó a su presencia a la hna. María I. Menéndez de Sami, luego de un tiempo breve de enfermedad y decaimiento físico.
Conoció a su Salvador en la Iglesia Evangélica Bautista de Floresta, bajo el pastorado de don Carlos Battaglia, y lo sirvió, con toda la energía y chispa de su ascendencia asturiana, hasta el final de sus días aquí.
Esposa del recordado pastor José E. Sami , fue madre de tres hijos que agregaron 12 nietos y 2 bisnietos.
Tenía una personalidad fuerte y frontal. Con ella solo cabían el blanco y el negro. No había margen para la posibilidad de equívocos al respecto, y era fiel y fuerte defensora de sus pensamientos e ideas. Consejera absolutamente definida, se podía o no coincidir y aceptar lo que afirmaba, pero se sabía sin dudas, cuáles eran sus sentimientos.
Esforzada compañera en el ministerio pastoral, rechazaba de plano la denominación “pastora”, afirmando vehementemente que era solo “la esposa del pastor”, pero ninguno de los que compartimos con ella largos años, en cualquiera de las congregaciones donde estuvieron, tanto en Mendoza como en la Ciudad de Buenos Aires, dejamos de reconocer , sin la más mínima duda, que lo FUE, mucho más allá del título oficial.
Poseía un especial sentido del humor, sazonando sus palabras, consejos, etc.  con una risa franca y muy amplia, que alegraba y le hacía bien al que la escuchaba,  que muy probablemente, antes de eso, había recibido alguna de sus habituales “exhortaciones”
Ordenada como pocas, su cocina y sus mesas ornamentadas eran un clásico que mostraban un sentir de excelencia, aún en los detalles simples y domésticos.
No vacilaba en acompañar a las “parturientas” de las congregaciones, pasando todo el tiempo necesario desde su internación al alumbramiento, y dejando su impronta de asesoramiento de allí en adelante.
También sirvió durante mucho tiempo en la entonces Convención Femenil, ocupando distintas responsabilidades, y formando parte de un equipo junto a hnas. Como Teresa Pluis, Elba de Bachor, Elba de Vartanián, Clelia Machinandiarena y muchas más.
Hoy  ya escuchó “ven buena sierva y fiel; sobre poco has sido fiel: sobre mucho te pongo. Entra en el gozo de tu Señor” , “descansando de sus trabajos, mientras sus obras con ella siguen”.
Junto a nuestra gratitud a Dios por esta hermosa vida, expresamos todo nuestro amor fraternal a su familia.
Escrito por el Ptor. Carlos Caramutti
Carlos Pauer
Secretario Ejecutivo
Convención Evangélica Bautista Argentina
Mario Fernández
Mario Fernández
Pastor de la Iglesia Bautista en Olivos Administrador del Sitio www.confeba.org.ar Director de Misiones Nacionales de la Confederación Evangélica Bautista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *