Mendoza

Esto Ocurre Cuando Eliges Mal

Presentamos estos devocionales como una oportunidad para que puedas compartirlos a tus conocidos.

Su temática es la misma que será desarrollada durante el Congreso Bautista 2018: “El Poder Del Acuerdo”

 

A veces escoges bien, a veces escoges mal, y las consecuencias aparecen.

Si hay una cosa que le cuesta al ser humano, “es ponerse de acuerdo” y esto lo vemos en la vida cotidiana de cualquier persona en forma permanente.

Los cristianos no escapamos a este desencuentro, por lo que es necesario hacer un gran esfuerzo en nuestras congregaciones para lograr un acuerdo entre nosotros mismos.

Seguramente la razón que más provoca esta distancia entre las personas, es el individualismo, que afecta tu capacidad de elección, y por eso escoges mal.

Continúa leyendo un ejemplo de lo que digo.

 

 

Cuando hablamos de la evangelización y el discipulado, cada uno considera tener un método específico y único, que es más preciso que el de los demás, para completar la tarea encargada por Jesús.

Muchas veces escoges mal qué hacer, pues en vez de comunicar el mensaje del evangelio y hacer discípulos, escoges discutir sobre detalles de métodos

Hablar sobre métodos trae como consecuencia la pérdida del  objetivo principal, pues en vez de estar discipulando, estamos discutiendo sobre los métodos de hacerlo.

Lee a continuación Mateo 28.19:

 

 

 

“Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes.”

 

Allí no dice que nos pongamos a discutir CÓMO HACER DISCÍPULOS, sino que HAGAMOS DISCÍPULOS.

 

Ahora lee Hechos 2.41-47

 

 

 

 

“Así que los que recibieron su palabra fueron bautizados, y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. Y sobrevino temor a toda persona, y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas.”

Aquí se muestra cómo los discípulos pusieron en práctica la orden de Jesús, y también puedes advertir los resultados.

Mira que los que creían y eran bautizados, eran añadidos a la iglesia.

Y perseveraban en la doctrina que enseñaban los Apóstoles, estaban juntos, tenían en común todas las cosas, y repartían conforme a la necesidad de cada uno.

Cada día estaban en el templo, y partían el pan en las casas, comiendo juntos con ALEGRÍA Y SENCILLEZ DE CORAZÓN, alabando a Dios y teniendo armonía con el pueblo.

Y allí está el poder del acuerdo: hacer todo en armonía, unidos.

Y a su vez, todo esto tenía como resultado que “el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.”

Finalmente lee lo que Jesús dijo en Juan 17.21:

“…para que todos sean uno, como tú oh Padre en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo vea que tú me enviaste.”

Quiero terminar aquí el ejemplo del discipulado, y como vemos en este versículo, sin duda la clave es ponernos de acuerdo.

Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para realizar la obra, la del discipulado o cualquier otra, y no deberíamos desechar su ayuda, recurriendo a nuestras propias herramientas.

Muchas veces hacemos grandes esfuerzos, ponemos lo mejor de nosotros, pero usamos nuestras estrategias, y no vemos los resultados esperados.

Pretendemos ayudar a Dios a cumplir SU PROPOSITO en el mundo.

Pero no se trata de lo que nosotros podamos hacer por Dios, sino de lo que Dios puede hacer a través nuestro.

El camino para permitir que él actúe de ese modo, es ponernos de acuerdo entre nosotros, Y A LA VEZ, ponernos de acuerdo con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, con alegría y sencillez de corazón.

Y el Señor añadirá cada día a la iglesia a los que vayan siendo salvos, y sin duda ese será un resultado diferente al que tendrías cuando escoges mal.

Eduardo Manino es miembro de la Iglesia Bautista de Barrio Aeronáutico, en Las Heras, Mendoza

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *