Buenos Aires

La Iglesia del Centro inauguró su nuevo templo en Buenos Aires

La Iglesia del Centro, la congregación bautista más antigua de la Argentina, inauguró el 19 de marzo su nuevo templo principal, en la avenida Independencia 1555, Buenos Aires.

El culto especial fue una fiesta espiritual de alabanza y adoración, que incluyó la participación de dirigentes evangélicos de otras denominaciones.

La iglesia, que pastorean Carlos Mraida, Daniel González y Sebastián Golluscio, culminó esta obra, a la que define como “santuario”, que comenzó el 29 de abril de 2007, como informó Pulso Cristiano en su edición 86.

El lugar, con capacidad para unas 1.600 personas, fue anhelado en la primera mitad del siglo XX por el pastor Santiago Canclini, aunque luego de décadas de gestiones la iglesia pudo concretar la adquisición del inmueble.

En la reunión de acción de gracias tuvieron la palabra Carlos Annacondia, Jorge Himitián, Omar Cabreray Osvaldo Carnival, además de los pastores anfitriones. También hablaron Claudio Freidzon y Rafael Pedace.

El nuevo lugar de culto, que se encuentra en el límite entre los barrios de Constitución y Monserrat, en una zona de clase baja y media baja, se sumó a la pequeña lista de templos evangélicos ubicados sobre avenidas céntricas porteñas.

Hasta ahora la iglesia funcionaba en sus dos templos ubicados contiguos en la calle Estados Unidos al 1200, donde continuarán algunas de las actividades sociales de la congregación.

Entre otras autoridades estuvieron el director de Cultos del Gobierno porteño, Federico Pugliese; Roberto Vilaseca, representante evangélico ante esa repartición; Carlos Arroyo, miembro del directorio del Banco de la Provincia de Buenos Aires; y los pastores Alberto Prokopchuk y Carlos Pauer, por la Confederación Evangélica Bautista, y Jorge Ferrari.

También habló ante la multitud, que cubrió ordenadamente el flamante lugar, el pastor Ignacio Loredo, quien también estuvo al frente de esta iglesia, en la previa de la Cena del Señor.

Pablo Deiros, quien pastoreó junto a Mraida la iglesia en las décadas de 1980 y 1990, envió desde los Estados Unidos, donde cumplía una serie de compromisos, un video con una reflexión que incluyó una advertencia a la congregación para que obedezca la Palabra de Dios como condición para que el Señor no abandone el nuevo lugar.

El culto, que se extendió por más de tres horas a partir de las 18.00, matizó tiempos de alabanza y adoración con diferentes invocaciones y mensajes que compartieron los pastores anfitriones Mraida y González.

 

González agradeció a la empresa constructora del templo, y destacó que el 90 de la obra se financió con ofrendas de los miembros de la iglesia, y de otras iglesias y pastores, entre los que mencionó a Visión de Futuro, y las iglesias de los pastores Rafael Pedace, Carlos y Hebe Caramutti, Carlos y Patricia LoredoJorge Sennewald, entre otras.

David González, hermano del pastor, donó sus honorarios como arquitecto y conductor de la obra, mientras que Humberto Golluscio, Eduardo Zoffoli y Nicolás Paganini se encargaron de las finanzas, todos bajo la coordinación general de Daniel González.

El templo está construido sobre un terreno de casi 1.800 metros cuadrados y el edificio tiene una superficie cubierta de más de 2 mil metros cuadrados.

El santuario tiene una excelente iluminación, bancos acolchados y amurados al piso blanco, tres sectores de palcos y un excelente aislamiento acústico, gracias al cual no se escucha el tránsito de la avenida Independencia y el sonido de la música no molesta a los vecinos.

El culto, además del júbilo y la alegría de la congregación, se caracterizó por sus diferentes momentos de intercesión.
González oró por “iglesias y familias que necesitan cumplimiento de promesas sobre nuevos templos y viviendas”; Carnival, para que el nuevo templo “sea casa de avivamiento”; Cabrera, para que sea “casa de unidad”; Himitian, para que sea “hospital de pastores”; y Freidzon por el cuerpo pastoral de la iglesia.

Uno de los tramos más emotivos del culto fue cuando los responsables de los programas de la iglesia para niños y adolescentes; jóvenes; adultos y adultos mayores oraron por las necesidades materiales y espirituales de la propia congregación.

Mraida destacó que “un templo en medio de la ciudad es un símbolo muy fuerte de la presencia de Dios en una sociedad donde se nos quiere hacer creer que Dios no es necesario (…) este templo es un poderoso mensaje”.

También desafió a su propia iglesia, porque el nuevo templo “esta a tres cuadras y media de los otros edificios (donde hasta ahora trabajó la congregación), pero es un lugar muy distinto porque estamos en una avenida que nos da alta visibilidad”.

“Mas del 66 por ciento de los que dicen ser evangélico no concurre a iglesias”, aseguró Mraida, quien dijo que quiere que el nuevo templo sea “casa de recepción de esas personas”.

“Los alejados son una señal de que los muros de la iglesia deben ser reconstruidos”, alertó el pastor, quien predicó sobre el “cristianismo individualista que atenta contra la iglesia”.

“La gente no se sana orando sola en casa”, dijo Mraida, quien también contra los “adoradores virtuales” y convocó a “romper el velo que enceguece a tantos hijos pródigos” y a “sanar a los heridos, muchas veces heridos por la propia iglesia”.

El pastor confesó un temor que acecha a los dirigentes de iglesias multitudinarias: “Me entristecería mucho que por este templo nos convirtamos en una iglesia burguesa y cómoda”.

Por ello convocó a la iglesia a salir a evangelizar para una serie de reuniones especiales en la Semana Santa, con Annacondia como predicador.

Puede ver fotografías de Pulso Cristiano sobre este culto en este álbum.

Mario Fernández
Mario Fernández
Pastor de la Iglesia Bautista en Olivos Administrador del Sitio www.confeba.org.ar Director de Misiones Nacionales de la Confederación Evangélica Bautista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *